martes, 5 de mayo de 2009

Los animales elijen buena música

A la música se le atribuyen muchas "propiedades". Te enerva, te tranquiliza, te euforiza. Creo que depende de que estilo nos guste, pero pienso que quien más, quien menos, ha sentido cosas al escuchar algo agradable a su oído. Y no importa si es clásica, metal, cumbia, melódica, rock, folklore o candombe. Siempre y cuando agrade al oído en cuestión, la música produce sensaciones.

Se ha repetido hasta el cansansio que la música amansa a las fieras. Pues bien, desde ahora en más, esto es discutuible.

¿Ejemplos a favor? Dicen que la música clásica es capaz de frenar leones (supongo que será Vivaldi, no me imagino un león frenando ante "La Cabalgata de las Valquirias" de Wagner, dado el caso), que propicia incluso el desarrollo vegetal: plantas que crecen mas rápido y lindas.

No sé: todo es posible. Lo que se nota que también es posible es lo que produce la música barroca contemporánea, mas conocida como metal, en el cerebro de un inocente animalito.

Aquí se puede ver, las pruebas son fehacientes: un perro metalero.


Up the Irons!!!