viernes, 19 de marzo de 2010

No me saqué el Gordo, pero lo ví de cerca

Si, si. Me costó. Le dí vueltas al asunto desde que ví el reclame, pero faltando pocos días no resistí la tentación: me compré una entrada de campo y me fuí a ver a Guns n Roses. O al Gordo Axl, mas bien.

Esto puede hacer dudar de mis credenciales metaleras, pero debo reconocer que me debo a mis influencias adolescentes, y uno no puede menos que honrar su pasado. Por mas vergonzoso que sea; aunque en realidad, tanta vergüenza no dá, sobre todo si tenemos en cuenta que GNR era LA banda de rock de su momento, con dos buenos discos inciales y un soberbio doble disco doble (un cuatro en uno, bah) que no han podido superar ni ellos mismos ni sus bandas "adversarias".

Bien, volvamos al concierto. El arranque, dramático. Una cola de una hora para entrar, otra hora y veinte para que arrancara el primer telonero (Vendetta, acá su website) que a decir verdad no está TAN mal. Pero no puedo evitar reseñar que, aparte de ser el segundo power trío importante que conozco (el primero es La Triple Nelson, aunque ahora creo que son 4, pero no me hagan caso), son otra muestra mas de rock livianito hecho por gente con ganas de tocar. Ojo, con eso sé muy bien que puede sobrar para justificar cualquier grupo, pero la verdad me tiene repodrido el 98% del rock nacional. Parece que nadie sabe hacer un solo de guitarra decente, a menos que toque metal. Y hoy por hoy tampoco es una garantía. No sé: o les da miedito pifiar notas o no tienen técnica, no sé. 

El segundo telonero, Rey Toro. Poco para decir de ésta gente que ya no se haya dicho: el orgullo del metal uruguayo, saben dejar al género vernáculo bien alto. Para variar, acá el site... que cuenta con reproductor propio de sus temas; ven la página escuchando metal. ¿Que tul?

El tercero, Sebastian Bach (ex Skid Row) dió un show de muy bueno para arriba. El público uruguayo es de terror: no agitamos ni que vengan degollando, y el tipo se dió maña para que la gente encarara. Un despliege soberbio, con revoleada de micrófono incluida (para eso lo pidió con cable, el hijo de puta). Varios recordamos a Homero en el campamento del rock revoleando la guitarra por el cable al grito de "¡Beibi, beibi, beibi!". Un lujo, y el sonido mas que interesante. Dejó de regalo "18 and life", y "Monkey bussiness", aunque aquello parecía el festejo del "Día del Distraído". Ta bien, ta bien: esos temas sonaron hace 15 años capaz, pero vamo' arriba; no recordar "Monkey bussiness", habráse visto...

Al final, el gordo arrancó a la 01:40. El show es increíble, montañas de efectos, fuegos artificiales, bombas, luces, tres pantallas gigantes, malla para proyecciones, dos palabras: EXCE - LENTE. Acá va el set-list:

Chinese Democracy
Welcome To The Jungle
It's So Easy
Mr. Brownstone
Sorry
Richard Fortus Guitar Solo James Bond Theme
Live And Let Die (cover de Paul McCartney)
If the World
Better
Rocket Queen
Dizzy Reed Piano Solo Ziggy Stardust
Street Of Dream
Instrumental Jam
Knockin' On Heaven's Door (cover de Bob Dylan)
DJ Ashba Guitar Solo
Sweet Child O' Mine
You Could Be Mine
Instrumental Jam Another Brick In The Wall: Part 2
Axl Rose Piano Solo Goodbye Yellow Brick Road/Someone Saved My Life Tonight
November Rain
Bumblefoot Guitar Solo Pink Panther
Shackler's Revenge
Patience
Nightrain

Bises:
Madagascar
Whole Lotta Rosie (AC/DC cover)
This I Love
Paradise City

Detalle: lo que tocan los guitarristas. Ojo, los tres guitarristas. INFERNAL. Te acalambraban. Yo no sabía, pero Buckethead no toca mas con el gordo. Ahora esta un tal Dj ASHBA que toca que se pela las manos. Lo único discutible de este niñito (37 pinos) fue su look demasiado similar al de Slash, pero tampoco estaba mal: como toda banda californiana de los ochentas, el look estaba bien. El único que desentonaba era el bajista, de remera y vaquero. Richard Fortus es otro salado. El trío de violas lo completaba Ron "Bumblefoot" Thal, otro que nadie confundiría con un manco. Salado, pero salado bien.

O sea, como para quedar llenito. No sé que opinarán las otras 29999 personas que fueron, pero yo me dí por satisfecho. Vi a GNR... 20 años después de que estuvieran en la cresta de la ola, y sin sus principales integrantes (salvo el gordo y Dizzy). Pero estuvo bien. Hermosos recuerdos, hermoso momento, vi tocar en vivo temas que no creí ver alguna vez, me compré la remera del tour... ¿que mas se puede pedir? Ah, si: que se repita. No sé si con el gordo (¿por qué no?) pero que se repita con artistas internacionales: no sé, pero GNR metió 30 lucas de gente. En algún sitio de noticias se da cuenta de que tal vez este sea el primer mojón del camino de traer bandas grandes a Uruguay. Oí decir que tal vez, tal vez... Pearl Jam; Aerosmith... y el límite es el firmamento. Esteeeeee... ¿Maiden? No sé, la tiro. Capaz que hasta me meto en feisbuk y creo el grupo. Sería una linda forma de claudicar. Por una causa noble, por lo menos, dijera Mariano Martínez.

Bien, por último, acá el site de GNR... bah, del gordo y los que vengan.

Up the Irons!!!