lunes, 23 de noviembre de 2009

Se liberará veneno en un teatro de Argentina

¿Que pasó? ¿Algún grupo extremista tomó el Flores con rehenes (guiño)? ¿Hay asesores rusos en seguridad en la policía bonaerense (guiño, guiño)? Nada de eso. Llega a Argentina una banda venenosa, y no me refiero a los Poison. Dejémonos de joder: si tengo que elegir entre Poision y Venom... vamos, Venom es mucho mejor. Hasta el nombre suena mejor. Poison sería como para nenas, ¿me explico? Una banda de señoritas. Bah, como lo que eran nomás...

¡Venom viene al Río de la Plata por primera vez! Será el jueves 10 de diciembre, en el Teatro Flores, Buenos Aires. Estos vejetes inventores de un género dentro del metal se dejan caer por estas tierras. Y desde acá saludamos esta presencia.

Convengamos. Venom tuvo un meritorio aunque pésimamente grabado primer disco (Welcome to Hell), un segundo buen disco (Black Metal), un soberbio tercer disco (At War with Satan, que incluía un tema épico de 21 minutos), y un cuarto disco (Possessed) que si bien no llegaba a las alturas del tercero fue muy bueno y mantenía la esencia de Venom, pero con un mayor madurez compositiva y musical. A mí particularmente los dos primeros me parecen una anécdota (musical y estilísticamente hablando) mas allá de que son hitos en la historia del metal; el tercero me parece excelente, y el cuarto soberbio hasta en el arte de tapa (cosa que los tres anteriores no pueden decir). Y ahí termina la cosa. 4 discos, cuatro años y basta. El resto de la carrera de Venom (hasta hoy) es en el mejor de los casos discreto, y en el peor penoso.

Pero eso no quita que son una leyenda viviente y una banda de culto. Merecen que uno vaya a verlos, y mas que eso: es OBLIGATORIO para todo metalero que se precie de tal ver a la banda de black metal por antonomasia, los inspiradores de los "Big Four of Thrash" (Metallica, Megadeth, Slayer, Anthrax), Possessed (que les debe nada menos que el nombre, aunque sean una bosta) e ainda mais. En serio, no es joda. Dave Mustaine subía al escenario a tocar con una remera de Venom. Y lo mismo los de Metallica. Lamentablemente por acá a veces pasa gente salada (como Amon Amarth), pero eso no se ve todos los días. Ojo: te regalo vivir "al otro lado del río" (dijera Drexler). Al paisito no lo cambio por nada.

Estos garchas de Venom podrían tocar el viernes, en vez del jueves: así habría aunque sea la esperanza de la posibilidad (que rebuscado) de poder ir. La entrada sale $110 (calculo que argentinos, $U 660). Sumale pasaje y una noche de alojamiento (si hubiera sido el viernes, el sábado estoy de vuelta tempranito): debe andar en 2000, 2500 pesos a reventar, 121 dólares. Una ganga por un pedazo de historia musical. Pero que le vamos a hacer. Vivimos en un lindo país (a mi ver, por lo menos), pero chiquito. No dá para que venga Venom. Y lamentablemente es una cagada que quienes podrían ir (pendejos metaleros sin ocupaciones productivas más que estudiar) tienen una (o las dos) de las siguientes condiciones: ó no tienen plata para ir (propia, por lo menos); ó no les interesa ir porque no tienen ni idea. Es triste, pero el metalero de hoy (el pendejo, aclaremos) cree que el metal nació con el nu-metal en los 90's, y que Pantera son los abuelos de la cosa (ojo: todo MAS QUE BIEN con Pantera). No conocen ni a Black Sabbath, ya no digamos Venom. En resumen: una alegría y una pena.

Acá el aviso del evento, a alguien le puede interesar vicharlo.

Acá el sitio oficial de Venom. Eso de "Legión"... no me cae mucho. Tiene demasiadas resonancias oscuras. Y no me refiero a satanismo. Me refiero a otra cosa peor. Suena a bestia parda.

Un abrazo

Up the Irons!!!

2 comentarios:

Enrique Amestoy dijo...

Lo tiró! Ud es mucho mas blogger que yo!
Y metalero, jeje

Abrazo grande guri!

Kike

Ariel dijo...

Jejeje. Gracias por el comment, se hace lo que se puede. MUY UTIL tu blog, no abandones esa intención de desasnar en cuanto a linux y ubuntu, mirá que es necesario: ya te recomendé a la gente de FMED, para que te siga. Y un pedido: quiero saber como se votó en todo montevideo, para poder babosear abierto.
Abrazos