miércoles, 19 de mayo de 2010

El clásico fué una fiesta

Dado el nivel de violencia y estupidez que se respira en el fútbol en general (y en los encuentros entre los cuadros mayores en particular) acá van algunas recomendaciones que el perro Vázquez debería considerar:


1) Procesar a quienes incurren en actos de violencia (agresiones, riña callejera, provocación, destrozos de propiedad pública y privada) con un año de prohibición de asistir a espectáculos públicos (futbol incluido), y de por vida en caso de reincidencia. Se hace en Inglaterra, y ahí degollaban gente con latas de cerveza. Ahora, ni alhambrados hay.

2) Prohibir el acceso a estadios con instrumentos de percusión, banderas, camisetas de cuadros de futbol, etcc. Se va a ver un espectáculo deportivo, no al circo.

3) Infiltrar las barras bravas con milicos de inteligencia para combatir la transa de drogas y el delito en general. Suena fuerte, ya sé, pero no es algo que no se haga en cualquier otro país. De hecho, se hace en cualquier país serio. Para eso existe "inteligencia", no sólo para reprimir movimientos populares. Además:, hablemos claro: los milicos pudieron con los bolches y los tupas en los '70s... ¿y no pueden con 500 pasteros, fumetas y caperuzeros? Dejémonos de joder...

4) Concomitantemente con el literal 4, establecer un programa de trabajos en zanjas, quintas, canteras de piedra, corte de leña de monte, recolección de caña azucarera, etc., y "becar" a los inadaptados de siempre con una duración no menor a dos años. Gana la sociedad, gana el inadaptado: todos contentos.

5) Penar con suspensión de transmisiones y con multas en metálico a los canales que proyecten imágenes:
a) de los "hinchas" en actitudes de "te vamo a matar, gayina".
b) de las hinchadas en general.
c) de los hinchas haciendo payasadas, colgados de los alhambrados, prendiendo bengalas, etc.
d) de todo aquello que no sea estrictamente el espectáculo deportivo.
Lo de los canales de TV raya con "apologia del delito".

6) Prohibir los programas metafutbolísticos del estilo de La hora de los Reportes, Estadio Nulo o similar, tanto uruguayos como argentinos y/o extranjeros. Las asociaciones para delinquir estan prohibidas por la ley, no creo que se deba hacer una excepción con los periodístas deportivos.

7) Establecer como delito el ejercicio de la profesión de Periodista Deportivo. Inaugurar un programa de reconversión laboral que permita que estos energúmenos aprendan alguna profesión u oficio redituable para ellos y la sociedad, y castigar con años de penitenciaría no excarcelable a quienes reincidan.

8) En caso de que persistieren los partidos de "alto riesgo"... jugarlos a puerta cerrada

9) Como último recurso (aunque pueda sonar ingenuo): reconvertir las ligas profesionales en amateur. Muerto el perro, se acabó la rabia. 

Creo que con esto para arrancar tenemos. ¿No les parece?