martes, 26 de octubre de 2010

Soy una novedad

Y acá estoy, burlando a la ley. No sólo calentando el agua con uno, sino que además muestro el repuesto, para cuando el que está en uso muera.

Me defeco en la prohibición del SUN, héroe de la resistencia anti-refrescos, compañero de materas y trasnochadas, infaltable en cualquier sindicato, gremio, mesa de negociaciones y/o Consejo Federal que se precie de tal. Un uruguayo de ley no debería estar proscripto por lo mismos que fueran perseguidos en las épocas oscuras de la arbitrariedad cívico-militar. Desde el 2002 se le venía cercando, y en este año Emilio González le dió la estocada final. Gracias a él, la industra de las jarras eléctricas tendrá un nuevo impulso en sus ventas, a la vez que muere un invento que representa lo mejor de nosotros.

Para vos, compañero clandestino. Tu lucha no será en vano. Chupate esa, URSEA, pa' vos y pa' todos los alcahuetes del statu-quo y la élite acomodada (que línea, ¿eh? A ver si recuerdan de donde es...). Y pa' las almacenes que aún lo venden, un AGUANTE bien grande.