lunes, 1 de diciembre de 2008

La máquina que no abre nada

Hoy escuche una frase, un comentario de una compañera de trabajo que me causó muchísima gracia. Intentaba abrir varios archivos a la vez, saturando las capacidades (diferentes) del PC con el que trabajamos. En un momento, ante la inutilidad de sus esfuerzos, mandó -"¡Esta máquina no abre nada. Es la máquina que no abre nada". Y se reía cual posesa.

"La máquina que no abre nada" me parece una genialidad. Como concepto dá para conversarlo y debatirlo durante horas, cajón de cerveza mediante. Dudo que en lo que queda de año vaya a escuchar un concepto más elevado, mas acabado, mas sencillo y mas terninante.

O sea: ¿se dan cuenta? "La máquina que no abre nada" define un momento de la historia de la Humanidad. La incapacidad para resolver problemas, el total aplastamiento de la raza humana por la máquina, el sepulcro de la razón y la conciencia. Vivimos en la era de "la máquina que no abre nada". Es terrible.

Les juro que no puedo imaginar en que tipo de comercios y/o instituciones puede funcionar ese nombre. Sólo en un blog o en una conversación bien livianita puede entrar.

Linda boludez para compartir, ¿no?.