viernes, 6 de junio de 2008

Celuares en el Bondi: el Infierno del Dante era un poroto

Esta entrada, la primera, esta dedicada a todos aquellos que viajan en ómnibus y sufren los innumerables ringtones de los innumerables celulares que pululan por los bondis capitalinos.

Que quede claro. Esto no es una diatriba sobre los instrumentos de comunicación que nos hemos colocado en las manos, y su correspondiente sonidito, cuyo cometido, violado y tergiversado hasta el hartazgo, debería ser comunicarnos, avisando de forma "simpática" sobre la llegada de algun imprescindible mensaje de texto (casi siempre del tenor de "trae pan a casa", "apurate" o "hola mi amor: ¿como estas?"). No es una diatriba. Primero, porque sería reaccionario. Segundo, porque quien suscribe ha caído (y seguirá cayendo) en las garras del desarrollo tecnológico y de su inagotable y constante actualización.

A ver: que se entienda. Lo que rompe soberanamente las pelotas son, en realidad, tres cosas:

1) Rintones a las 7 AM. Si, a las 7 AM. Decime vos que carajo me tenes que decir a esa hora de la mañana, como no sea la muerte del perro o que ayer saqué el 5 de oro. Y lo peor es que la inmensa mayoría de esos sms, seguro los envían las novias/os, esposas/os, madres (nunca los padres); o sea: aquellas personas que hace 10 minutos te vieron o que te ven todos los días o que de última tienen el teléfono de tu laburo y/o yugo.

2) Niños, adolescentes (y no tanto) escuchando sus ringtones y los de sus amigos. Nene, vos no precisas el V3 que te compró mami: lo que precisas es un Mp3, para cumplir con tus espectativas y dejar de joder al resto.

3) El mismo ringtone repetido mil veces. Para muestra , basta un botón: el ringtone de "La Lola", canción interpretada por los muchachos (es un decir, bah) de "Miranda". Ya sé: yo no tengo banda de música, pero antes de ser como estos "chicos", me cuelgo de un árbol bien alto.

Podría agragar, como muchos piensan, que montones de personas (sobre todo gurises) tienen celular y no pueden costearse una tarjeta de 100 pesos por mes (6/6/08. Dólar: 19.75 pesos a la venta; litro de leche, en el entorno de los 15 pesos). Podría. Pero no lo haré. Creo que no solo de pan se vive; que cada cual gasta en lo que quiere (o en lo que su cabecita le permite, me incluyo); que todos tenemos derecho a acceder a los últimos avances de la ciencia; que no por ser pobre, pichi, indigente o muerto de hambre, una persona debe quedar por fuera de todo.
Sobre todo teniendo en cuenta que es probable que gracias a tener un número de teléfono, bastante gente haya podido ser ubicada a la hora de pedir o recibir un laburo.

Para finalizar, es posible que este quejido venga a cuento de que no me llama mucha gente, y de que el ringtone de "The Reincarnation of Benjamin Breeg" o del solo de "Where eagles dare" no lucen en el bondi que me tomo todos los días desde mi trabajo a mi casa. Que se le va ha hacer: uno crece, los amigos lo olvidan, y al final uno termina escribiendo en una bitácora, que para colmo de desgracias, es intangible.

Hasta la próxima.

2 comentarios:

anna dijo...

Jajaja..tal cual!! como rompen los los ringtones cumbieros.. o directamente los guachos en el bondi temprano en la mañana.. (pero che, como se nota la vejez de una..).
Felicitaciones por el nuevo emprendimiento bloggero!
Y arriba el silencio celularístico! (por no decir arriba el tono vibrador)
Yo también tengo un blog, bah, son 2, le doy más pelota al de poesía que al otro.. si gustas date una vueltita. Besos. Annita Nadia

matilde dijo...

Ariel, que reflexivo que estás!! la verdad es que tenés razón con lo de los putos ringtones...me pudren!!
Me gustó tu propuesta ARRIBA CHEEE!!