lunes, 11 de agosto de 2008

Noche de luna... llena

Por la noche, cuando vuelvo a casa, suelo transitar calles iluminadas y calles oscuras. Pero hoy, las calles oscuras no eran del todo oscuras. Asi que miré hacia arriba. La Luna no estaba llena, pero le faltaba poco. Se encontraba casi perpendicular al plano terrestre, asi que era un espectáculo. Me hizo acordar al eclipse de luna que pudimos ver este año.

En esa oportunidad se dió un hecho curioso. Al caminar y cruzarme, mas cerca o mas lejos, con barras de muchachos en las esquinas, era asombroso cómo hasta las barras que parecen ser las mas "complicadas", levantaban la vista para ver el fenómeno éste que se da cada tanto; cuando la tierra se interpone entre la Luna y el Sol.

Esa atracción que ejerce la noche en todos nosotros, en los que hoy "hacen esquina" y en los que "hicimos esquina" ayer, es por lo visto enorme. Pero lo es más un fenómeno tan lindo como un eclipse. A veces algún integrante de esas barras mira la Luna, sobre todo si es luna llena. Alguno siempre le dedica unos momentos, a veces unos pensamientos, entre vino y charla. Pero el eclipse es mas raro, y por eso mas poderoso. Cuando el eclipse, todos, en todas las barras, miraban la luna. Yo mismo, caminaba y miraba para arriba. Lo recordé esta noche.

Nos vemos