viernes, 17 de octubre de 2008

Planeta de Arenas

¡¡¡Que linda es la Feria del Libro!!! No puedo dejar de ir, aunque sepa que algunos no rebajarán sus precios ni aunque se les incendie el stand. Esas pilas de libros, ese olor a hojas, a libros con edad; a libros recien impresos, nuevitos, esperando la primer lectura. Encontrar de casualidad el título que uno buscó algua vez; asombrarse con las ediciones de lujo; asquearse con la enésima edición de algun recontravendido título de autoayuda (que tienen su público lector, ya lo sé). En fin, la Feria del Libro es algo precioso por definición.
Gracias a la búsqueda en la Feria del Libro de este año, estoy leyendo la famosa novela de ciencia ficción "Dune". No gracias a la búsqueda en libros de saldo; me refiero a que fuí a buscarlo, luego de encargarlo. Ya lo había visto antes, y estaba relegando la adquisición, en aras de mi autor de cabecera, el Rey (guiño) del terror contemporáneo.
Hice la obligada visita a la Feria, y como de costumbre me dediqué a rastrear terror y ciencia ficción, baratos. Encontré una novela de Phillip K. Dick y otra llamada "Mas que humano" de Theodore Sturgeon, que ya vi que no tiene muy buena prensa. Y pregunté por Dune. "-No está, pero te la traemos", "-¿Para el lunes?", "-Si".
Voy el lunes, me dan "Dune: la casa Atreides". Me parecía que no era, pero lo llevé igual. Resultado: por no revisarlo debí volver el martes y ahi si, me llevé el original.
Tal metejón, generado por la lectura (y la escucha) reiterada de "To tame a land" (canción con que Maiden cierra su cuarto album, "Piece of Mind"), provocó que buscara y encontrara (y... ejem... "obtuviera") la miniserie "Dune" del año 2000. Sé que hay otra, "Hijos de Dune" creo, del 2003, que completa la historia. Me prometí a mi mismo ver la que "obtuve"... en enero. Que a este ritmo va a ser el enero con más días de la historia, por todas las cosas que dejé para hacer en él.
Dune inspiró ademas de la obvia continuación realizada por su autor (y continuada por su hijo, no sé aún si robando la guita o no), varias canciones, y hasta un juego de estrategia para PC (Dune), al que supe jugar y que recientemente logré... ejem... "reconseguir".
Las 50 primeras páginas de la novela me indican que pinta bien, y aviso que mientras espero el fin del mundo y el colapso del sistema financiero internacional, es probable que me vuelva monotemático con Dune, como me pasa cada vez que tengo un metejón con algún tópico específico. ¿La razón?: no creo que alguien pueda poner en duda el atractivo que ejerce una historia desarrollada con los habitantes de los desiertos de arena, y más aún de UN PLANETA ENTERO de dunas de arena. Es inevitable, como dijera el "Caballo" cuando le preguntaron si de Uruguay iba para Argentina.
Nos vimos y nos veremos pronto